En el Polo Norte hay que saber improvisar para jugar a la escondida…