En este caso sí que «la venganza es dulce»…